Se ha podido demostrar científicamente, que en condiciones cuidadosamente controladas, el titanio se puede "integrar" con el hueso vivo sin ningún tipo de inflamación de los tejidos que lo rodean. A esta unión íntima de las células óseas con la superficie del titanio es a lo que se denomina osteointegración (el hueso acepta el titanio como si en realidad formara parte de la estructura del propio organismo, produciendo de esta forma una "soldadura biológica" y creciendo a su alrededor). No hay que confundir el rechazo con las posibles complicaciones. Gracias al nuevo diseño y tratado de los implantes, combinado con profesionales preparados para su colocación, conseguimos un porcentaje de éxito muy elevado.

Consulte nuestras ofertas haciendo clic aquí.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lea y acepte nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted